sábado, 2 de marzo de 2013

La rúcula me excita
provoca una sensación
en mi boca
que hace sinapsis con alguna  madeja neuronal y
las ganas de tener sexo
afloran urgidas.
Si a la rúcula le sumo almendras y nueces y
un poco de aceto ahumado
podría alcanzar el orgasmo
en el acto.
Ahora mismo mastico hojas
de rúcula como si fuesen
hojas de coca ,
entrecierro los ojos
para sentir mejor y
no dejar escapar la sensación
de placer
en el paladar y la lengua.

Recuerdo que de nena
me excitaba comiendo pasto.
Tal vez sea vaca
metamorfoseada.

Si mi chica estuviese cerca 
la estaría besando, casi comiendo
porque además
la proximidad de su cuerpo
me tirita la emoción 
me pone la piel de gallina
o de pollo
en cuanto recoge mi pelo y
me pasa los labios 
por la nuca.

La rúcula está haciendo estragos.
Ese olorcito a tierra fresca y
un amargor 
que me hace agua a cántaros
de la dulce

7 comentarios:

Sarco Lange dijo...

Que la rúcula sea el progenitor del orgasmo vuestro, pastizal de deseo y lluvia generosa entre las manos.

Garriga dijo...

qué ensalada se me hace, loba

Malena dijo...

Casi casi el efecto que provoca en mi el chocolate.

Si, la rúcula es más sana.
Pero nunca tuve buen ojo para elegir.

f dijo...

casi que había olvidado la belleza de tus palabras...
que poder!
abrazo
f

Mujer Ciervo dijo...

Esto, esto es precioso y punto. Me quedo sin palabras un desierto florido de sensaciones, eres una maravilla, de verdad...

Mujer Ciervo dijo...

Esto, esto es una maravilla y punto. Me quedo sin palabras... tan sólo un desierto florido que no puedo dejar de visitar.

Mujer Ciervo dijo...

Esto, esto es una maravilla y punto. Me quedo sin palabras... tan sólo un desierto florido que no puedo dejar de visitar.