domingo, 6 de noviembre de 2011

En el barrio
están muy felices
porque al parecer
Rosita consiguió novio
y entonces
todas las mañanas
bien temprano
abre las ventanas de par en par
y canta el himno nacional
y aunque desafina un poco
no importa
porque todos saben
que Rosita está contenta,
aunque hay alguien
uno solo
muy egoísta
que no sabe apreciar
y celebrar la felicidad ajena,
que le tira tomates podridos
desde la medianera

9 comentarios:

guille dijo...

Siempre hay ese "alguien". pero no importa porque siempre hay (también) esos todos que saben.

Lo de que cante el himno nacional me recordó una anécdota de juventud.

TORO SALVAJE dijo...

Pepino no lo va a llevar nada bien.

Verás.

Besos.

desnudamentehumana dijo...

me alegro por ella, mucho, mucho,
hablando de vecinos,
nada que ver no, bueno un poco sí,
ayer vi medianeras
¡G E N I A l !
en mayusculas total,
un beso a vos y otro a rosita
y pepino que se cague. jaja.

sarco lange dijo...

La amargura conlleva lanzar mundos tristes.

Abrz.

Anónimo dijo...

mentiras... no es epoca de tomates maduros, recien estan plantados. rosita vende humo para desacreditar a pepino.
Tigre

Ato anti-tomateros dijo...

Ya me estoy encargando. Decime dónde y traigo la bazooka.

Discurso Bravo dijo...

Rosita ... es una saga.
¿No podrias etiquetarla, asi la leo completa desde el principio?

Malena dijo...

No hay nada que hacer; hay un agreta en cada barrio.

Fernando Pies dijo...

Siempre existe y existirá la envidia..... sólo queda blindarnos contra ella.