domingo, 16 de diciembre de 2012

He visto morir un hombre
desde entonces lo veo morir cada vez que no quiero
Camino y lo encuentro con ojos cerrados y uñas largas bajo tierra
sobrevolando marionetas de papel, palomas rengas, aguas verdes
He visto morir un hombre
y yo tan preñada de luz que encandila
Ciega de espantos
muerdo el cemento
golpeo la cabeza contra el muro
Quiero ir también tras las gaviotas en banadada


(Es que un día me dejó tan sola)

6 comentarios:

S. dijo...

El hombre ha muerto, y con él la incertidumbre...

Bs.

lobamarino dijo...

Lo se , mi querido

Los bien muertos no resucitan pero andan como fantasmas errantes
Esos son los que me asustan y a veces extraño

A ti te conozco d abajo y también volando

Como pájaro que busca redención

Darío dijo...

Retumban los muertos...

Anónimo dijo...

Esto me dio mucha pena
Un abrazo
Ana

Mista Vilteka dijo...

Lo terrible: la soledad con el cuerpo que nos sumió en ella.

Me pido mejor no.

¡Un abrazo!

F:

TORO SALVAJE dijo...

No golpees más tu cabeza contra el muro.
Le va a doler a él.

Besos.