martes, 16 de septiembre de 2014

y como puede ser que el mar se apague en un segundo y
vos ni siquiera acusar recibo.
después te la cuentan. que estuviste con los ojos blancos largando espuma por la boca
meándote encima.
te cuentan que tus pibes parece que no vieron, que se taparon la cara.
te dicen que la silla no salía por la puerta y  entonces los enfermeros pasaron con vos  por la pieza de tu hijo menor, el de ocho.por ahí si salió la silla mientras vos convulsionabas como loca.
cuatro veces convulsionaste la noche que no recordás. esa noche que te llevaron donde se pudo porque no había lugar en ninguna parte.es que el sistema de salud está colapsado, entendés?
y llegaste sin signos vitales al hospital y te dormiste un día o dos y no recordás nada porque estabas en coma.
solo te acordás del momento en que abrís los ojos y te preguntan si sabes dónde estás.
y cómo saberlo, no? pero igual no tenés muchos segundos para avivarte y ahí nomas te chantan lo del tumor en el lóbulo frontal izquierdo y entonces ya las disquisiciones  que se suceden- si operar ahí mismo o esperar a que baje el edema cerebral - casi no entran en tu campo de comprensión.
y entonces si
decidís dormir un poco y recordar como se sueña
aunque no te salga.

4 comentarios:

Carmela dijo...

Pero estás aquí y seguirás viendo el mar con tus seres queridos.
Abrazo.

Darío dijo...

No puedo imaginarlo, será como entrar en otra dimensión? Te abrazo.

Victoria Garcia dijo...

acabo de encontrar este lugar, y seguiré llegando... estás escribiendo, no sé quien sos, pero puedo leerte y eso vale, gracias

Bluemīnda dijo...

Uff... yo tampoco puedo imaginármelo.

Un abrazo!