viernes, 6 de mayo de 2011

Hace días
que la gata negra  del vecino
camina mi cornisa
y se lame.
Le puse leche
y alimento felino
pero ella, pareciera gozar
solo de lamerse
mientras yo la miro.

9 comentarios:

Susan Urich dijo...

Esto me agrada, parece el striptease de un poema.

vera eikon dijo...

Los gatos, siempre en las cornisas, tan fuera de nuestro alcance...Curioso, estos días encuentro singulares conexiones en el blog
Un abrazo

TORO SALVAJE dijo...

Se ha encaprichado de ti.

Besos.

Carmela dijo...

Siempre me ha gustado andar por las cornisas aunque tenga su riesgo.
Un beso

lobamarino dijo...

Susan,es que la gata ha logrado seducirme
un beso

vera,singulares conexiones?contame de ellas.
abrazo

toro, eso parece, y me da tanto gusto.
besos

carmela,tal vez un día nos crucemos caminando por alguna.
otro beso

Humberto Dib dijo...

Hola, Lobamarino, llegué hasta tu espacio a través de un blog amigo, me pareció muy bueno, voy a quedarme por aquí como seguidor, si me permites.
Si tienes ganas (sólo si tienes ganas), te invito a pasar por el mío.
Un saludo desde Argentina.
Humberto.

www.humbertodib.blogspot.com

lobamarino dijo...

Humberto, bienvenido!
te estaré leyendo.
saludos

vera eikon dijo...

Lobamarino, es que estos días los blogs que frecuento están todos felinos y ronroneantes. Me alegra encontrar que el tuyo también
Besos gatunos

Carmela dijo...

Será un gusto compartir la cornisa Loba.
Besos