domingo, 19 de junio de 2011

Mi gata es agradecida
y siento que tengo mucho que aprender.
Un día, después de parar largos y fríos meses en la ventana
se decidió a pasar cuando un perro malo la levantó en el aire y
casi termina con su historia breve.
Desde entonces ella vive silenciosa y astuta y feliz.
Mi gata es agradecida, decía
y siento que tengo mucho que aprender.

6 comentarios:

Lila Biscia dijo...

los gatos saben...
tienen el secreto de todo...en sus ojos.

lobamarino dijo...

cierto, lila, es en los ojos que saben...

vera eikon dijo...

Estoy de acuerdo. Los gatos saben y sus ojos lo dicen. Aunque nosotros no sepamos desentrañarlo
Besos

guille dijo...

los animales solo se ocupan de lo esencial; comer, follar, dormir.. .sobrevivir.
Y saben valorar a quien les facilita la vida.

Es bueno recoger esa enseñanza de ellos. Agradecer a quien en los momentos de bajon nos ayuda. Valorar a quien siempre está, con quién siempre se puede contar.

TORO SALVAJE dijo...

Hay que ser precavidos.
Mejor solos que mal acompañados.

Besos.

desnudamentehumana dijo...

sabía sin actuarlo
que le abrías la puerta
diciendole
"calma, calma, no pasa nada"
y fuiste sembrando pacientemente su confianza
y como no agradecerte.
besos