sábado, 30 de julio de 2011

Se miran
con ojos
suplicantes y
cuerpos
quietos.
Se miran
sedientos,
voraces
de piel y
de palabras.
Se miran
se besan,
se agitan y
entonces
se descubren
capaces de
acariciar el
viento.

6 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Esas miradas sedientas...

Que deliciosas son.

Besos.

rombo dijo...

Uaaaauuu, vaya palabras... Son capaces hasta de abrir puertas...

Humberto Dib dijo...

Acariciar el viento es un buen final para ese juego de mirada...
Besos

Eleanor Smith # dijo...

Bellísimo!!! No puedo decir más Loba.

Un beso o 2 #

lobamarino dijo...

Toro, son mirada plenas de deseo.
un beso

Rombo, gracias
Abro mi puerta para vos
bienvenido

Humberto,acariciar el viento
despierta mi sensualidad, es eso.
gracias por tu visita.

Eleanor, tantísimas gracias!
y un abrazo

guille dijo...

tenia una amiga que decía; a veces los hombres miran con miradas deseosas.

Me has recordado esa expresion con tu escrito.

Acariciar el viento...una grandisima sensacion.