sábado, 28 de abril de 2012


Despertar con ojos chinos

o ciegos

de haber hundido

en barro

la propia vida,

ojos sin pupilas

de haber mirado

el fondo a fondo

y no saber

a ciencia incierta

qué vuela en el ombligo

ni muere tras los sauces.

Irrumpir en rotas cadenas

las muñecas

sangrantes

de flores mustias

y sapos saltones.

Dejar de ser

la virgen de las tinieblas

la puta de las pestañas

de hielo

la loca de las madreselvas.



Dejarlo ya.

12 comentarios:

El Joven llamado Cuervo dijo...

Supongo que nunca es tarde...

guille dijo...

Si que parece verdad que tienes la carcajada un poco dejada de lado.

¿Te conté alguna vez el famoso chiste?

Un hombre va y se muere.
Moraleja: No vayas.

Lila Biscia dijo...

esto me encanto.
besos

Carmela dijo...

Debería poder ser....
Un beso

Sarco Lange dijo...

Normalmente uno comenta. No sé cómo abrazar un poema bello.

Bs.

Himalia dijo...

Difícil la huida desde el exilio..pero precioso verlo reflejado en unos versos tan imponentes..

TORO SALVAJE dijo...

La puta de las pestañas de hielo me resulta sumamente conmovedora.

Besos.

dulce susurro de cuchillas dijo...

Disparas muy bien...ojos ciegos en la imagen (preciosa la foto)...me gustas..seguiré disfrutando de tus versos.

bsos

Jou McQueen dijo...

...y renacer¿?

Un saludo.

Andrea dijo...

Y volver a ser, quizá. Hermoso! beso Grande!

Gilberto Cervantes dijo...

A veces tardamos, pero cuando encontramos el sitio, pues que bien nos sentimos!! Y este es mi sitio, tu blog!

Besos y se feliz!

MC. dijo...

quién no quiso alguna vez dejar de ser..

Precioso!
besoss