jueves, 12 de abril de 2012

Hacía tiempo que Rosita

no salía de paseo.

Aburrida andaba

de closed,

pero de sus pompis

prominentes al viento,

nada de nada,

y es sabido

que si algo pone feliz

a la coqueta Rosita,

son  las calzas floreadas

y los moños a lunares,

para lucirlos desparramando

exhuberancia

y toda esa sensualidad

que la habita.

Así fue que

sin pensarlo

ni un minuto más,

guardó en un frasquito

todas las lágrimas

derramadas por Aníbal,

que mucho la ilusionó

pero poco y mal

la quiso,

y salió al ruedo

vestida más linda

que nunca.

No olvidó

sus tacones plateados

porque la noche

estaba en pañales

y  plateado

iba bien con la luna.

Carterita al tono y al hombro

le pintó la calle Corrientes.

Feliz estaba Rosita

en su salsa más rica,

cantando al ritmo


de sus bonitos zapatos



una melodía pegadiza:

Aníbal, compadre….
....

8 comentarios:

Fernando Garriga dijo...

Me gusta cuando sale como prosa en la lista de seguidores. En definitiva, para mi, es una narración. Está muy lindo. La venganza de Rosita.

guille dijo...

Así me gusta, que Rosita olvide los naufragios y salte al ruedo a burcarse alegrias.

f dijo...

un brindis:
por las rositas del mundo,
que aunque simples
desparraman alegrías
con el vaivén de sus caderas,
el hamacarse de sus faldas a lunares,
el viento moviéndoles el moño,
y el despecho por ese aníbal,
transfigurado en pasión.

(scorn not the simplicity...)

Anónimo dijo...

seguramente anibal piensa otro tanto parecido...rosita no le da mas pelota.
afectuosos saludos!!
Tigre desmayado

TORO SALVAJE dijo...

Que aproveche el tiempo Rosita.
De aquí unos el único que la acompañará será el bastón.

Besos.

La Chica dijo...

Bien por Rosita...
Nunca hay que olvidar, por más Aníbales que nos hagan llorar, la belleza de los moños a lunares y los zapatos bonitos.

Dany dijo...

Eso.....que salga con sus mejores ganas a demostrar que no hay Anibal que la pueda hacer sufir.

Sarco Lange dijo...

Anibal era un lobo y Rosita no le cree al lobo.

Bs, Anibal.