viernes, 22 de abril de 2011

Ardo en el infierno.
Te veo.Con los párpados cerrados.En el instante sublime.De entregarme al sueño.
Cuando despierto.Estoy en una jaula.
Húmeda.
Roja.
Caliente.

6 comentarios:

Daniel Shields dijo...

Paso a visitar y a apuntarme al blog.
Saludos!

lobamarino dijo...

Bienvenido!
te espero y te leo.
saludos

Carmela dijo...

Ardiente!!
Besos

TORO SALVAJE dijo...

Quema el poema.
Lo lea por donde lo lea.

Besos.

efa dijo...

Somos varios los que ardemos...
Me quedo leyéndote.
Beso

lobamarino dijo...

Carmela, Toro, Efa
Nada mejor que una ducha helada en ciertos casos.
Los abrazo ardientemente.