viernes, 2 de septiembre de 2011

En un espacio naranja,
tendido de espaldas y
el cabello revuelto.
Ahí estás,
invitante.
  
Te regalo mi secreto
nos regalamos y
eso nos convierte
en amantes.
Un sello.
Un pacto.

El olor a sexo
me enloquece, decís.
Y nos enloquece
es cierto
Podemos hacer y deshacer
andar y desandar
mil veces
el camino.
Deslizarnos, recorrernos.
Lamernos como gatos.
  
Así nos veo
tantas veces. 
Hago pausa 
nos miro
con descaro,
me detengo 
en el instante
sabroso.
Toda la vida.

8 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

No hay nada mejor que ese instante eterno.
Delicioso.

Besos.

guille dijo...

¡¡Como me gustan los espacios naranja!!

Y verla tumbada, de espaldas, con el pelo revuelta ¡¡invitante!!

Y deslizarme ¡¡que sensación inigualable!!

El instante sabroso...lo que hay que buscar siempre. Toda la vida.

Halcón peregrino dijo...

Una descripción hermosa del amor que llena.

Abrazo.

desnudamentehumana dijo...

el color naranja me provoca eso también,
un espacio de deseo, de felicidad,
donde andar y desandar mil veces el camino.
intensidad de viernes...me gusta
besos

Axis dijo...

Me sonrío con esa pausa, con esa mirada.
Me encanta el descaro en la mirada,
y esa intimidad sabrosa :)

Me encanta loba,
beso!

Zeta dijo...

El naranja me hace pensar en sexo porque sí. Me encanta. Me encantó.
Besos.

Anónimo dijo...

uuuuu, hermoso... aunque prefiero la version original, hermoso como si me hubiese pasado ayer mismo....shalu x ayer!hoy es 5 verdad?
Tigre

EMMAGUNST dijo...

Remitiéndome a los recuerdos, ya que sin querer he tenido un año sabático con respecto a los colores naranjas...buah!!!!

La vida ENTERA cobra otro sentido, aunque solo sean unos segundos, una extraña sensación de felicidad, andar levitando por ahí...!

Qué lindo Loba, muy lindo!