jueves, 1 de septiembre de 2011

Mi cuerpo
sediento
busca
sosiego
en bocas
exiguas.
Hoy yace
lánguido
de besos
nunca
dados.

4 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Necesita una boca resucitadora.
Que llegue.

Besos.

guille dijo...

Los besos nunca dados es la peor penitencia.

Prefiero dar de mas.

¿Exiguas? Habra que cambiarlas.

Axis dijo...

Sería algo así como buscar en donde no hay, cuando te referís a esas bocas? Y si te tomás un respiro, un reparo de esa desilución?

Te gusta que te bese las manos, lo hago y te sonrío luego.

Halcón peregrino dijo...

Me traduce tristeza, vacío del alma.

Abrazo.