miércoles, 3 de agosto de 2011

Hay días 
que el pasado
me persigue y
me alcanza y
no me suelta y
pierde su dimensión
de historia y
es puro presente y
entonces yo
vivo entre los golpes
mis desaparecidos,
los muertos.
Hay días oscuros,
de una oscuridad
maldita y quiero
pero no puedo,
no puedo abrir
mi ventana
dejar pasar
el aire y
lavar un poco
tan solo
un poco
la memoria.

7 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Que pocas alegrías nos da la memoria.
Porqué será?

Besos.

Eleanor Smith # dijo...

Te comprendo muchacha *

Un beso o 2 #

desnudamentehumana dijo...

a veces el pasado es así de jodido,
viene de atrás, te hace un tacle
caes de lleno en el barrial de la memoria
y no, eso no hay manera de lavarlo.
pero son días, de a poco pasa.
un beso de hoy y ahora

Sarco Lange dijo...

Hay momentos en que las cosas son tan amorfas. Y duras. Y violentas.

Abrz.

mario lucero dijo...

Seguro a todos nos pasa en algún momento que el pasado se nos vuelve presente y siempre nos preguntamos porqué nos pasa sin encontrar respuesta.
Lo único que nos queda es confiar que si pasa por algo es (Dios sabrá)
Alguien dijo: es bueno recordar para vivir,pero no es bueno vivir en el recuerdo.
Repito lo que ya te dije: ME GUSTA LEERTE.

Poeta dijo...

"Hay días oscuros,
de una oscuridad
maldita..."

Este pedazo me suena un poco redundante.

Es un garrón cuando te persigue el pasado te nubla todo el presente, te neutraliza.

guille dijo...

La memoria vuelve a traición.

Y nos sacude.

Pero sabemos que son cosas que ya pasaron, que ya dejaron su huella.

La vida esta delante.